¿Qué os va pareciendo mi blog?

lunes, 7 de junio de 2010

Exposición Prostitución


El tema que han trabajado hoy mis compañeros, la prostitución, es muy controvertido. Se la considera la profesión más antigua del mundo, pero realmente no conocemos nada de ella: ni quiénes la ejercen, ni en qué condiciones, ni qué necesidades tienen…

Por tanto, mis compañeros han realizado un gran esfuerzo por conocer a este colectivo, conociendo sus testimonios, viendo qué atención se les presta.


Por un lado, comenzaremos definiendo la prostitución como “La prostitución se define como el acto de participar en actividades sexuales a cambio de dinero o bienes. Aunque esta actividad es llevada a cabo por miembros de ambos sexos, es más a menudo por las mujeres, pero también se aplica a los hombres en el contexto de la prostitución tanto heterosexual como homosexual, travesti y transexual” (www.wikipedia.es).

Existen varios tipos de prostitución:
• De calle. Constituye un 20% del total.
• De alto standing
• Gigoló
• En establecimientos como burdeles

En España, el tipo de prostitución que más predomina es la femenina. Entre 300 000 y 400 000 personas ejercen la prostitución.
Es uno de los negocios que más dinero mueve, incluso por encima del tráfico de armas y un 16% de la población española es consumidora.

En cuanto a los modelos de intervención que se pueden llevar a cabo, existen tres:
Abolicionista: condena a las terceras personas que se benefician de las prácticas sexuales (clubs y proxenetas).
Provisionista: condena la compraventa de servicios sexuales.la prostitución es ilegal.
Reglamentarista: se basa en medidas de regulación.

En España se combinan los modelos provisionista y el abolicionista.
Las intervenciones son de carácter sanitario, como las incluidas en el Plan de Inclusión Social Andaluz.
En Sevilla:
• En 1996 se creó una mesa integrada por numerosas asociaciones

Otros aspectos que recogieron mis compañeros en la exposición fueron las opiniones de las personas de la calle, las cuales parecen en su mayoría considerar la prostitución como una profesión pero no están seguros de si debería legalizarse o no.

Comentario personal
A mí no me compete realizar juicios valorativos sobre si su trabajo es o no una profesión, o si lo que hacen es o no moralmente correcto. Mi intervención como profesional debe de ir orientada a conocer sus necesidades y su situación, entender su situación, y actuar profesionalmente respecto a ella. Por tanto, considero que entrar a considerar si se debe o no legalizar esta profesión no me compete a mí, ya que no tengo los conocimientos apropiados para ello. Es fundamental actuar sobre los factores de riesgo, llevando a cabo programas de educación para la salud, siendo un apoyo al cuidado de sus hijos, intentando que mantengan unas redes sociales estables y sólidas. Se trata de que el ejercicio de su profesión no sea causa de exclusión social.
En cuanto a la temática, no es la primera vez que me acerco a ella. Durante este cuatrimestre tuvimos que realizar un grupo de debate sobre prostitución. En este, yo hacía de prostituta de lujo y tenía que defender mi papel como tal. Para ello me documenté con varios libros, documentales y testimonios verídicos que me hicieron conformar mi papel. Teniendo en cuenta esto y habiendo observado las diferencias respecto a la prostitución de calle, considero que es necesario, antes de llevar a cabo una intervención, conocer las necesidades específicas de estas mujeres. Por un lado, no es lo mismo llevar a cabo la prostitución en un burdel, en un hotel, en un domicilio personal que en la calle.



No hay comentarios:

Publicar un comentario